Noche de Walpurgis

Hace siglos, los pueblos germanos celebraban el inicio del verano la noche del 30 abril con grandes fogatas y bailes en lo más profundo de los bosques. Lo llamaban Walpurgisnacht, el aquelarre más grande del año porque todas las criaturas nocturnas tienen premiso de salir: brujas, espectros, hechiceros, lamias, hombres lobo, fantasmas, vampiros y demonios.

Hoy se propicia a la diosa teutona Walpurga, guardiana de las cosechas y de los héroes muertos; también nos da la fertilidad que necesitamos para tener buenas cosechas.

Hoy coinciden los mundos de los hombres y los dioses, todos los seres salen a festejar el fuego de la vida, la posibilidad de regenerarse, esa facultad que todos tenemos de renovar nuestras existencias mediante la metamorfosis.

Los cristianos, al encontrarse con esta tradición, se asustaron por todos los símbolos fálicos y las connotaciones sexuales que tenía (¿hay mejor manera de celebrar la fertilidad?). Inmediatamente lo asociaron con Satanás y la prohibieron durante muchos años incluso inventaron a una Santa Walpurga y pretendieron sustituir las danzas excitantes con aburridas misas.

Por último, debemos hacer una precisión: los pueblos germánicos celebran la noche de Walpurgis mientras que los países de origen celta festejan Beltane. Se llegan a confundir porque los festejos de Beltane pueden empezar también en la noche, pero en la mayoría de los casos se realiza, al mediodía del 1 de mayo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s