¿Qué son las runas?

Las Runas son letras con las que se escribían las lenguas germánicas (principalmente en Escandinavia, aunque llegaron hasta Gran Bretaña e Irlanda); también son símbolos que resuenan en el subconsciente y despiertan fuerzas espirituales. Las Runas son únicas en el mundo porque funcionan como sistema de escritura y como símbolos mágicos.

La palabra runa significa “misterio” o “secreto”. Cada sistema de letras toma su nombre de sus primeros caracteres, como el ABeCeDario que nos es familiar o el alfabeto griego (alfa y beta). El sistema rúnico se llama futhark porque ésas son las primeras seis letras: Fehu, Uruz, THurisaz, Ansuz, Raido y Kenaz. Su origen histórico es un tanto ambiguo, pues no hay evidencias arqueológicas definitivas que apunten hacia un origen. Sin embargo, las huellas de su creación pueden rastrearse hasta las letras etruscas (siglo V a.e.c.) y la influencia romana (siglo II a.e.c.) es evidente.

El primer futhark se consolidó alrededor del año 150, por eso se le conoce como antiguo; consta de 24 símbolos y es el que usamos como oráculo. Estuvo en uso hasta el año 800. Durante el siglo V encontramos en Inglaterra una variación conocida como futhork anglosajón (que fue utilizada hasta el año 1100 y que tiene 33 caracteres). Al iniciar la Era Vikinga, es decir, en el siglo VIII, el futhark joven o escandinavo se redujo hasta quedar en 16 runas.

A lo largo de los siglos, los futharks se han adaptado a otras culturas, por eso existen diversas variaciones de estas letras. Incluso, en este siglo XXI se ha llegado al exceso de inventar runas para la saga literaria de Cazadores de Sombras.

Regresemos a nuestro tema para hablar sobre el origen mitológico de las runas. Aquí encontramos una fuente: la Edda Mayor (recopilación de poesía pagana sobre los mitos nórdicos), que nos cuenta que fueron descubiertas por Odín. Él es el dios principal; es una deidad compleja que practica la magia, que inspira tanto la poesía épica como alienta la guerra. Sin embargo, la característica esencial de Wotan (como también se le conoce) es buscar la sabiduría. Se puede decir que tiene alma de filósofo porque entre sus prioridades está comprender mejor el universo. Incluso sacrificó un ojo para beber de la fuente de Mimir que le dio conocimientos; aunque no quedó satisfecho. Por eso decidió colgarse de una de las ramas de Yggdrasil (el árbol que es el eje del universo nórdico) durante 9 días, sin comer ni beber nada, como sacrificio a sí mismo. Al final, alcanzó a ver las runas entre las raíces de Yggdrasil.

El futhark antiguo se divide en tres aettir (clanes) de 8 runas cada uno: El primero se refiere a cómo empezamos a interactuar con el mundo. El segundo, a cómo nos enfrentamos al mundo. El tercero, a cómo le retribuimos al mundo lo que nos ha dado.

Al principio decíamos que las runas son “símbolos que resuenan en el subconsciente”. Así es porque estos trazos firmes y crudos evocan fuerzas o energías particulares en nuestros espíritus. Cada una tiene un significado, cada una abre una ventana directa al subconsciente y nos permite asomarnos para ver qué está pasando.

Por otro lado, en una lectura de runas (como en todos los oráculos) actúa el principio de sincronicidad, descrito por el psicólogo Carl Jung como dos eventos que suceden al mismo tiempo, pero que no tienen una relación causa-efecto ni fueron provocados por nadie, y aún así tienen una conexión significativa. En otras palabras, nuestras mentes pueden sintonizarse con los demás seres humanos y con el mundo para atraer exactamente lo que necesita, para encontrar el significado de algo en medio del caos.

En la vida cotidiana podemos usar las runas como amuletos de protección o para conectarnos con alguna energía específica en momentos difíciles (como darnos valor en una entrevista de trabajo o para ser más elocuentes durante una conferencia).

Las runas nos ayudan a conocernos mejor y nos revelan nuestros sentimientos más profundos. Justo esos que negamos o que nos da miedo reconocer. Muchas veces nos mentimos a nosotros mismos y es ahí cuando las runas, usadas como oráculo, entran en acción para mostrarnos la verdad. Así encontramos la herida exacta que hay que sanar.

7 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s