¿Qué significa ser humano?

Algunos pondrán en un pedestal el concepto de ser humano y sólo aceptarán las mejores cualidades de nuestra especie; otros se regodearán en los peores vicios porque están seguros que somos depravados en esencia.

Sin embargo, Esfera Mística propone ver al ser humano como un ente complejo, capaz de realizar lo sublime y lo abominable a través de lo que algunos llaman “el viaje del alma”, que es una odisea personal emprendida por quien desea conocerse a sí mismo. ¿Cómo podrías saber lo que se siente y lo que implica cierta acción a menos que la experimentes? ¿Eso te haría malo… o bueno? ¿Necesitas que un dios decida por ti que te hace feliz?

Cuando nos referimos al conjunto de reglas que obedece una comunidad, estamos hablando de moral; incluso nos podríamos referir a ella como la Dictadura del Bien Común (que es la idea judeocristiana del Bien que todos tenemos presente).

Sin embargo, ¿el Bien y el Mal existen como entidades autónomas? Encontraremos esta respuesta en los territorios de la ética.

Desde la perspectiva pagana, ni los Dioses ni los humanos son intrínsecamente “buenos” o “malos”. Ambos pasan por este universo desarrollando sus potenciales (en el caso particular de los humanos, muchos reprimen su fuerza, su talento o su capacidad por miedo a salirse de control).

Ampararse bajo un polo nos arrastra lejos del espectro amplio que pueden alcanzar nuestras experiencias; limitarnos a vivir bajo la etiqueta de lo “bueno” o de lo “malo” necesariamente nos impone un límite, es como si mutilaramos nuestra alma.

Por alguna razón, la mayoría prefiere ser el héroe de la historia; pero, ¿qué sería de Arjuna sin la guerra que debe librar contra sus primos Kauravas? Todos nos hubiéramos perdido los sinsabores de ese conflicto interno que se ve reflejado en el Bhagavad Gita. O, ¿qué sería de Perseo sin Medusa? Jamás se hubiera convertido en el digno prometido de Andrómeda. ¿Qué sería de los dioses nórdicos sin Loki? Además de aburrirse irremediablemente, carecerían de sus mejores armas y hubiesen sucumbido mucho antes del Ragnarök. En términos demasiado mundanos, ¿qué sería de Batman sin el Guasón, de Gandalf sin Saurón o de Luke sin Darth Vader?

Habría que reflexionar cuándo hemos sido los villanos para alguien, qué significó eso para nosotros y qué tan conscientes fuimos del “mal” que inflingimos. Tal vez descubramos que la maldad es cuestión de perspectivas o qué de verdad nuestro espíritu es perverso.

Nada nos define mejor que nuestros deseos y acciones. El deseo es el motor inmóvil de los individuos; una vez que se nos ha revelado, solo nos queda elegir qué acciones llevaremos a cabo para realizarlo o reprimirlo. La esencia del ser humano puede rastrearse en el cosmos interno que crea un deseo y cómo se vive con él. El significado de ser humano lo descubre cada uno cuando se da cuenta de qué es capaz con tal de hacer realidad lo que desea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s