Yggdrasil

Existen nueve mundos en la cosmogonía nórdica: Niflheim, Muspellheim, Midgard, Asgard, Jötunheim, Vanaheim, Svartálfaheim (o Niðavellir), Alfheim (o Ljusalfheim) y Helheim. Están sostenidos por las ramas y el tronco de Yggdrasil, el árbol que es el Eje del Universo. La Völuspa, poema éddico donde una völva (bruja chamánica) describe el principio y el fin del mundo, lo describe así:

Sé de un fresno que se alza, se llama Yggdrasil,
árbol alto, bañando de blanca humedad;
de él baja el rocío que cae en los valles;
se alza en la verde fuente de Urd.

Yggdrasil (cuyo significado es “corcel del Temible”, uno de los apelativos de Odín) es tan inmenso que es imposible abarcarlo completo porque hacia donde miremos está delante nuestro.

En el Gylfaginning (primera parte de la Edda Menor escrita por el islandés Snorri Sturluson), se describe a Yggdrasil como “el mayor y mejor de todos los árboles: sus ramas se extienden por todos los mundos y llegan más allá del cielo. Sujetan el árbol tres raíces que se extienden dilatadamente: una llega donde los Ases, y otra… va hacia los gigantes del hielo (donde) está la fuente de Mímir, y en ella están ocultas la sabiduría y el conocimiento… La tercera raíz del fresno está en el cielo, y bajo esa raíz hay una fuente muy sagrada, que se llama fuente de Urd: ahí tienen los dioses su tribunal”.

Odín está íntimamente relacionado con Yggdrasil: primero dio su ojo con tal de beber de la fuente de Mímir. Después se colgó de una de las ramas durante 9 días, como sacrificio a sí mismo, para obtener las runas (al final, las descubrió ocultas entre las raíces). Para ir de un mundo a otro, Odín recorre el tronco y las ramas de este fresno cósmico.

En Yggdrasil viven diferentes criaturas: “Un águila se sienta sobre las ramas… y es muy sabia; entre sus ojos se sienta un halcón que se llama Vedrfölnir. Una ardilla, llamada Ratatosk, sube y baja corriendo por el fresno y lleva habladurías entre el águila y Nidhögg (el dragón que mordisquea las raíces). Y cuatro ciervos corren por las ramas… y mordisquean el borrajo; se llaman así: Dáinn, Dvalinn, Duneyr, Durathrór… Se dice también que las nornas que viven en la fuente de Urd… rocían el fresno para que no se resequen o se pudran sus ramas”.

Existen muchas nornas, pero las principales son Urd (lo que ha sucedido), Verdandi (lo que está sucediendo) y Skuld (lo que debería suceder); son doncellas que, además de cuidar al árbol, se ocupan de modelar la vida de los hombres, los dioses y el resto de las criaturas.

Al final de los tiempos, Yggdrasil se estremece con la batalla final del Ragnarök, pero resiste y permanece como Eje del Universo en una nueva era de paz.

Todas las citas fueron tomadas del libro “Textos mitológicos de las Eddas” escrito por Snorri Sturluson; edición preparada por Enrique Bernardez, Miraguano Ediciones, Madrid, 2006.

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s