Origen de los oráculos

Desde sus comienzos, la humanidad ha buscado y confiado en las señales que mandan los dioses. Desde entonces han existido personas sensibles, capaces de interpretar los signos y los símbolos.

En la Grecia antigua, el oráculo más conocido era el que habitaba en la isla de Delfos. Primero una serpiente tenía su guarida ahí hasta que el dios Apolo la mató e instituyó su culto.

En Egipto existía un oráculo en el oasis de Siwa, dedicado al dios Amón-Ra. Era tan famoso que el mismo Alejandro Magno acudió a él para confirmar si su origen era divino.

Con el paso de los siglos, los oráculos dejaron de ser exclusivamente lugares sagrados para convertirse en objetos que podían llevarse a todas partes. Y ya en nuestra época han dejado de ser herramientas de adivinación para transmutar en herramientas de conocimiento de nuestra psique.

Cada cultura tiene su manera particular de adentrarse en el alma humana para descifrar sus secretos. ¿Cuál es tu oráculo de cabecera?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s