Empieza el recorrido por los inframundos

Se acerca la época más oscura del año y, con ella, la celebración favorita de muchos paganos: Samhaim (en gaélico significa “fin del verano”, es la festividad que recuerda a quienes ya no están con nosotros).

Por ello, vamos a tener una serie de publicaciones relacionadas con el mundo de los muertos, también conocido como inframundo o infierno. Es interesante conocer cómo ha evolucionado el concepto de lo que pasa con el alma humana después la muerte a través de los siglos y las culturas.

A todos nos han mandado al infierno por lo menos una vez en algún momento de nuestra vida; pero sólo ha sido metafóricamente. La realidad es que pocos conocen ese lugar al que van a las almas al morir y cómo ha cambiado a lo largo de la historia de la humanidad. La versión judeocristiana se ha apropiado de los reflectores al grado de que nos ha hecho creer que es el único y el verdadero.

Sin embargo, esto es falso. El infierno comenzó como un aburrido almacén de almas. Los inframundos germinaron apartados de cualquier carácter moral, sólo eran grandes espacios donde se guardaban las almas por toda la eternidad. Al principio ni siquiera había necesidad de un guardián.

Ya iremos viendo cómo surgieron el famoso Hades de los griegos, el Seol de los judíos y el Hel de los antiguos pueblos nórdicos como cavernas lúgubres donde los muertos reposan y de donde no saldrán. (1/9)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s