Virgilio antes de Dante

Como hemos visto, ya existían varias narraciones de viajes al inframundo, pero nadie lo había hecho con la precisión que tuvo el poeta romano Virgilio cuando escribió el sexto libro de su Eneida.

Este poeta nos cuenta las peripecias que, con tal de reencontrarse con su padre Anquises, sufre Eneas: él y la Síbila que lo acompaña son asustados por las sombras de hidras, arpías y gorgonas; ambos deben cruzar el río Aqueronte en la barca de Caronte; al toparse con el feroz Cancerbero, lo adormecen con un panecillo de miel y así prosiguen su camino.

En su narración, Virgilio deja a los niños, a los condenados a muerte por error y a los suicidas en una especie de limbo. Más adelante encontramos una bifurcación: el sendero de la derecha conduce hacia el palacio de Plutón y los Campos Elíseos, adonde se dirigen las almas que ya han sido purificadas; el sendero de la izquierda lleva hacia el impío Tártaro donde se purifican las almas.

Los romanos creían en la redención y en la metempsícosis (transmigración de las almas), concebían al ser humano como una dicotomía de alma y cuerpo; por el mero hecho de estar unidos, el cuerpo “contaminaba” de miserias al alma. Entonces, los castigos y suplicios del Tártaro eran necesarios en tanto que ayudaban a expiar las culpas.

Mil años después, las almas han quedado listas para beber del río Leteo, cuyas aguas les borran la memoria y entonces podían reencarnar en otros cuerpos. El descanso final en los Campos Elíseos se alcanzaba hasta que el alma ganaba cierta resistencia a las impurezas del cuerpo.

Al final del sexto libro de la Eneida, el protagonta habla con Anquises, de quien recibe consejos, y regresa al mundo de los vivos para seguir con su guerra. Es un capítulo pequeño, pero su influencia se dejará sentir 15 siglos después cuando Dante Alighieri escriba su Divina Comedia y use a Virgilio como guía a través de los 9 círculos del Infierno. Ahora ya sabes por qué todo te sonaba tan familiar, ¿cierto?

En la siguiente publicación no iremos a tierras extranjeras, pues haremos un repaso breve por el inframundo de los mexicas. (5/9)

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s