Inframundo en el Medio Oriente

Por su parte, los árabes preislámicos conservaban la creencia primitiva de que en el inframundo reposaban los muertos en paz. Sin embargo, el Corán cambió esa concepción con sus descripciones precisas de los sufrimientos que les esperan a los infieles. El infierno musulmán es el resultado de la conjunción de elementos egipcios, indoeuropeos, judíos y cristianos.

Mientras los musulmanes están vivos, los ángeles anotan todas sus acciones. Una vez que mueren, se separan sus dos almas:

  • ruh, que los ángeles se llevan
  • nafs, que permanece en la tumba (si se trata de un pecador ordinario), que es enviada a las puertas del Cielo (si se trata de un justo) o que es atormentada (si trata de un malvado)

Cuando llegue el fin apocalíptico del mundo, el ángel Israfil sonará su trompeta para que regresen las ruh a sus dueños y así, los muertos resucitarán. Al segundo toque de la trompeta aparecerá Alá y comenzará el Juicio Final. Del Cielo caerán los libros donde están anotadas las acciones de cada quien. Los justos podrán entrar al Cielo, los infieles serán condenados inmediatamente y los pecadores serán sometidos a la prueba de la balanza. Como Alá es piadoso, escuchará las oraciones y las súplicas, así que es muy probable que el infierno no estará tan lleno como a muchos les gustaría imaginar.

Por cierto, el infierno musulmán tiene muchos nombres: sagar, hutama, an-nar… todos ellos hacen referencia al fuego, que es el elemento más usado en las torturas. Su estructura tiene tantos niveles como pecados (la hipocresía es el más grave, por lo que está al fondo). Este infierno tiene una característica que lo distingue de los demás: aquellos que se salvaron pueden ver y platicar con los condenados (y viceversa).

Sin embargo, aquí cabe todavía la esperanza, no se trata de un suplicio eterno porque Alá en toda su misericordia puede terminar los sufrimientos en el momento que decida crear un mundo nuevo. La última palabra no está dicha.

Con este ánimo esperanzador, prepararemos nuestra siguiente publicación, en la que compartiremos una visualización para que no tengas que esperar la redención divina y puedas encontrar la felicidad en este mundo. (8/9)

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s