Miércoles Místicos XI

La misión que le da sentido a Esfera Mística es vivir al máximo la espiritualidad y ninguna experiencia en este mundo está completa si excluimos el aspecto físico, pues justamente nuestro cuerpo es lo que nos mantiene aquí. Sabemos que algunos caminos y ciertas tradiciones (particularmente las monoteístas), le cierran la puerta a la sexualidad. Los respetamos porque cada quien decide cómo quiere vivir. Sin embargo, en este espacio estamos seguros de que solo integrando todo lo que somos alcanzamos la plenitud del ser.

Justamente, el décimo primer Arcano Mayor del Tarot, LA FUERZA, nos habla de nuestra parte instintiva, sexual y animal. El león que vemos en la carta representa nuestras pasiones, esos instintos que necesitamos para vivir. La mujer simboliza la parte racional que nos ayuda a domesticar esa fiera que también somos.

¿Y cómo domesticamos a un animal salvaje? Ciertamente, nunca por la fuerza, obligándolo con violencia, sino con mucha paciencia y amor, atendiendo sus necesidades básicas de alimentación, cuidados y protección.

Entonces, ¿a qué tipo de Fuerza se refiere este Arcano Mayor? A la facultad que llamamos voluntad, esa determinación de elegir y de hacer algo por nosotros mismos.

Cuando tus instintos te gobiernan, eres débil y estás a merced de tu corporalidad. Cuando tu racionalidad entra en acción, tienes el poder de decir qué es lo que de verdad quieres para vivirlo plenamente.

La Fuerza es la personificación del “dominio de uno mismo”.

Su lema podría ser “la voluntad hace la fuerza”.

Consejos

  • Disfruta los placeres sin dejarte arrastrar por ellos
  • Quien se gobierna a sí mismo, no es esclavo de nada

Mística

El ejercicio místico poco convencional que te proponemos es disfrutar la vida, goza de los placeres que más te gusten, desde ver un atardecer o comerte un helado, hasta compartir una fantasía erótica con tu pareja (o, incluso, contigo mismo), pero la condición es que tú mantengas el control, que no te pierdas en el goce y acabes intoxicado.

Solo hay una persona a la que puedes controlar en este mundo: a ti mismo. Trátate con amor y cuídate para domesticar esa parte animal que te arrastra a los excesos porque, en realidad, nunca está satisfecha. El secreto es vaciarte de violencia y malicia, recupera esa inocencia de cuando eras auténticamente feliz, cuando estabas libre de crueldad, ¿lo recuerdas?

Domestícate con amor, pero deja un resquicio salvaje que pueda llevarte más allá del rebaño. Nunca te pierdas a ti mismo, eres lo más valioso que tienes.

.

Un comentario

  1. […] La espontaneidad de El Mago, la introspección de La Sacerdotisa, la creatividad de La Emperatriz, la responsabilidad de El Emperador, la congruencia de El Hierofante, la reconciliación de El Enamorado, la humildad de El Carro, el perdón de La Justicia, la libertad de El Ermitaño, la evolución de La Rueda y la voluntad de La Fuerza. […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s