Miércoles Místicos XVIII

LA LUNA es un Arcano Mayor del Tarot que tiene una interpretación engañosa, pues nos pone ante el espejo de nuestro subconsciente, la parte más profunda nuestra psique, donde guardamos todo lo que nos da miedo, que no sabemos cómo manejar, aquí abajo están encerrados nuestros recuerdos. Nada se pierde, todo está aquí archivado lejos del escrutinio de la conciencia, por lo tanto, no hay censura ni orden. El subconsciente es un territorio un tanto salvaje, caótico.

Sin embargo, para llegar a este lugar onírico, pues aquí es donde habitan nuestros sueños, La Luna debe entrar a través de la mente consciente y allí es donde podemos perdernos entre los reflejos y espejismos que nosotros mismos creamos.

Los seres humanos carecemos de un “sentido de la causalidad”, es decir, como ignoramos de entrada la causa que originó algo, solo podemos sacar conclusiones a partir de los efectos, de lo que vemos o de lo que sucede. Nos toma mucho tiempo, dedicación y análisis averiguar la verdadera razón de por qué pasa algo. Cuando estamos sufriendo, es mucho más sencillo adivinar o de plano inventar una causa. Por ejemplo, es más fácil culpar a otro de un error que enfrentar y aceptar nuestra responsabilidad. Es mejor creer que seremos felices cuando regrese esa persona que nos abandonó, cuando le gente haga lo que pedimos, cuando nos den un aumento…

Encima de todo, la mente tiene un poder ilimitado de separar las partes del todo para volverlas a recomponer (en otras palabras, la mente es maravillosa para organizar, fragmentar, desacomodar y rearmar toda la información que le damos, aunque al final nos dé un resultado que no se parece nada al original). Esto, sumado a lo anterior, nos lleva a confusiones espectaculares cuando solo estamos armando historias en la cabeza sin verificar los hechos, sin poner en práctica nuestras elaboradas teorías.

La Luna es peligrosa porque su belleza nos hipnotiza y aparta nuestra vista de todo lo demás; también nos engaña porque nos enamora o nos paraliza de terror; crea la ilusión de que va a resolver todos nuestros problemas, nos hace creer que ella es el final del camino; pero aún quedan más arcanos por recorrer.

La Luna es la personificación de la “mente que va tomando conciencia de sí misma”.

Su lema podría ser “soy espejo y me reflejo”.

Consejos

  • Cuidado, el mundo es más que una proyección de ti mismo
  • Recuerda quién eres antes de perderte en el laberinto de las ilusiones

Mística

El ejercicio místico poco convencional de esta semana te propone sumergirte en tus sueños y ponerles mucha atención. De ser posible, lleva un Diario Onírico, un cuaderno donde vayas anotando lo que sueñas cada noche. Dentro de un mes, revisa tus apuntes y busca patrones, busca cuál es la historia que te estás contando a ti mismo sin la censura de tu mente consciente. Estamos seguros de que te sorprenderás.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s