Ritual de Buckland para Samhain

Te compartimos el ritual, simplificado, que Raymond Buckland* llevaba a cabo el 31 de octubre con su coven para celebrar Samhain (y que puedes encontrar en su gran clásico WICCA: Libro completo de la brujería):

Antes de empezar, es muy importante que escribas en un papel aquellas debilidades, malos hábitos o defectos que quieras dejar atrás.

Traza (puede ser con flores, ramas y calabazas) en el suelo un círculo lo suficientemente amplio como para que tú, tus acompañantes y el altar en el centro permanezcan ahí durante todo el ritual. Ya que estén todos adentro, consagra tu círculo con cada uno de los elementos: sal para la tierra, agua, incienso para representar al aire y el fuego de una vela.

Invoca a las atalayas de cada punto cardinal, empezando por el norte, para que vean por tu círculo e invita a tus Dioses para que te acompañen.

Camina alrededor del altar, marcando el ritmo con una pandereta o tambor, mientras cantas o recitas algún himno o los nombres de tus Dioses. Cuando te sientas listo puedes decir:

“Ahora ha llegado el momento del cambio. Ahora dejamos la luz para entrar en la oscuridad. Sin embargo, lo hacemos alegremente, pues sabemos que esto es solo un giro más en la poderosa Rueda del Año.”

“En esta época están abiertas las puertas entre los mundos, no hay distinción, no hay final ni comienzo. Todo es una espiral eterna que avanza y retrocede, pero siempre continúa. Samhain señala el fin del verano y el inicio del invierno, es el tiempo de dar la bienvenida al Dios antes de que inicie su viaje por el túnel de la oscuridad, en cuyo extremo le espera la luz de la Diosa.”

Llamamos a nuestros antepasados, a nuestros seres queridos, a pasar por estas puertas para reunirse con nosotros. Los invitamos a compartir de nuevo ese amor que nos une. Que cada uno sienta a su manera la presencia de ese ser amado a quien creía perdido, pero que ha regresado solo por esta noche a este lugar consagrado.”

Al terminar de decir estas palabras, toca 3 veces la campana y enciende un fuego adentro de tu caldero mientras dices:

“Que la Diosa nos conduzca a través de la oscuridad.”

Cada participante se para frente al caldero y quema su papel (pueden hacerlo en silencio o compartir con el coven aquello de lo que se están liberando).

Cuando todos hayan pasado, toca 3 veces la campana; después, repartan entre todos el pan (puede ser un strudel de manzana, galletas o un Pan de Muerto) y la cerveza (o, si prefieres, vino, algún licor o jugo de frutas). Mientras comen y beben, pueden contar anécdotas de lo que hayan vivido con las personas fallecidas en honor a quienes están celebrando. Tómate un momento para sentir la presencia de tus muertos y de tus dioses; agradéceles por todo lo que te han dado.

El ritual termina cuando despides a tus seres queridos, a los atalayas de cada punto cardinal y a los Dioses:

“Hemos estado juntos en amor y amistad, partamos de esa misma manera. Dios y Diosa, gracias por compartir con nosotros, por cuidarnos y guiarnos. Amor es la ley y amor es el vínculo. Feliz encuentro. Feliz partida. Feliz reencuentro.”

Que los Dioses te bendigan para que el nuevo ciclo sea venturoso.

*Raymond Buckland fue uno de los discípulos más destacados de Gerard Gardner y fue el encargado de traer todo el conocimiento de la tradición Wicca al continente americano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s