Paganismo contemporáneo

También conocido como neopaganismo es un mosaico colorido de creencias y caminos espirituales que plantea una visión del mundo muy diferente a la perspectiva en blanco y negro de las religiones monoteístas.

La esencia pagana es alimentarse y disfrutar de la vida (incluso con la oportunidad de reencarnar varias veces), mientras que cristianos, judíos y musulmanes solo tienen una oportunidad, con el sufrimiento como catalizador, para hacer “bien” las cosas (bajo la amenaza del castigo eterno).

Algunos paganos trazan una línea directa desde la era neolítica hasta nuestros días porque creen que es la única manera de validar su tradición y de inspirar respeto. Sin embargo, cuando estudiamos un poco de la historia de la humanidad, descubrimos que eso es imposible… y completamente innecesario.

Así como se han extinguido los seres humanos de raza pura, ya que después de miles de años de convivencia, de intercambios culturales y de viajeros que han recorrido todo el planeta, hoy se pueden rastrear en nuestro ADN genes asiáticos, caucásicos, africanos e indígenas. Del mismo modo, las ideas y las creencias se han mezclado, así que no hay tradiciones “impolutas” que se hayan conservado aisladas del resto.

Hay que recordar que el Imperio Romano, primero, y la Inquisición, después, se encargaron de imponer el pensamiento católico-cristiano a sangre y fuego. Si le sumamos que las culturas precristianas tenían la característica de transmitirse de forma oral, la verdad, es poco lo que ha sobrevivido de las antiguas religiones. Para rematar, el Siglo de las Luces borró todo aquello que sonaba a superstición y que no caía en el dominio de la razón.

La espiritualidad pagana tiene una segunda oportunidad de caminar a plena luz del sol a partir de Gerald Gardner, en la década de los 50s del siglo pasado, cuando se atreve a hablar de la brujería por primera vez frente a una cámara de televisión. La Wicca, de la mano de Gardner, Doreen Valiente y Raymond Buckland, le abrió las puertas al gran público para que pudiera acercarse a los conocimientos que fueron guardados celosamente por organizaciones secretas (como la Hermetic Order of the Golden Dawn).

Por cierto, la magia y la brujería acaparan gran parte de los reflectores, pero no agotan de ninguna manera la mística pagana. Da clic aquí si te interesa saber más sobre lo que significa ser pagano.

Por último, como curiosidad lingüística, existen dos términos anglos que se usan para referirse a los paganos: pagan y heathen. La raíz etimológica de pagan es el latín paganus, que significa “aldeano, rústico, civil”; es decir, gente que vive en el campo. Por su parte, heathen proviene del nórdico antiguo heiðinn, que significa “habitante del campo”. A primera vista, ambas significan lo mismo y se usan de igual manera, con cierta carga despectiva, para referirse a los invasores “ignorantes” que, además, no aceptaban el cristianismo por aferrarse a sus creencias antiguas (cuando llegó el momento de dejar las guerras atrás).

En español, ambas se traducen como pagano por igual; pero los angloparlantes (en especial quienes están vinculados con alguna religión nórdica/germánica/celta/wicca) prefieren usar el término heathen por considerarlo más cercano y, sobre todo, para rechazar el mote de los cristianos. Los heathens modernos siguen defendiendo su derecho a nombrarse a sí mismos y a rechazar cualquier yugo que quieran colgarles.

En la categoría paganismo encontrarás explicaciones, celebraciones y todo lo que tiene que ver con este tipo de espiritualidad. Esperamos que lo disfrutes.